Qué hacer en Espíritu Santo – Vanuatu

Si ya leíste la guía básica para viajar a Vanuatu es momento de hacer doble clic en la isla más grande del archipiélago: Espíritu Santo.

Luganville

Es el centro urbano de Espíritu Santo y el segundo pueblo más importante de Vanuatu después de la capital Port Vila. El aeropuerto está a 15 minutos del centro y hay taxistas prontos para llevarte apenas aterrice el avión. Entiendo que la tarifa fija es de 1000 vatu y no hay transporte púbico. Yo tenía tiempo y ganas de ver qué pasaba, así que me tiré a la ruta a hacer dedo y me levantaron de toque.

Es un pueblito chiquito pero fundamental si necesitas sacar plata de algún ATM, alquilar tour o auto, comprar un chip para el celular o cualquier otra cosa que requiera un mínimo de civilización.

mercado de luganville
El mercado de Luganville abre todos los días

El mercado está abierto todos los días de 7 de la mañana a 9 de la noche y muchas mujeres duermen debajo de las mesas porque no tiene sentido volver a sus aldeas hasta que vendan todo lo que llevaron. Es una visita obligada si queres conocer no solo la comida de Vanuatu sino también las historias de estas mujeres que viajan de toda la isla para vender sus productos. En frente al mercado hay un lugar para comer con la mejor relación precio – calidad que encontré en todo el viaje.

Si bien no hay grandes playas ni imágenes paradisíacas, vale la pena quedarse unos días en Luganville y entender la dinámica del pueblo.

Leweton Cultural Experience

Probablemente si decidiste ir a Vanuatu hay algo de lo cultural que te atrae. Una forma de acercarse a entender su tradición es el Leweton Cultural Experience. Ahí te van a mostrar cómo era tradicionalmente una aldea, cómo se prepara la Kava, los trajes y las danzas que realizan. Se trata más de un show que de algo real y si después vas a ir a la isla de Tanna, donde hay muchas tribus que viven todavía de una manera tradicional, no creo que valga la pena destinar tiempo a esto. Si, por el contrario, solo vas a andar por Espíritu Santo y Efate, no me parece mala idea acercarse a vivir la experiencia y sobre todo hablar con la gente. Cómo fui sola y era la única turista visitando ese día pude sentarme a charlar abiertamente con algunas de las mujeres sobre su cotidianeidad y eso fue más interesante que todo el show.

El costo es de 5000 vatu y hay que coordinar la visita en la oficina de turismo en Luganville

Buceo y esnórquel

Durante la segunda guerra mundial Estados Unidos hizo uso de países bajo dominio aliado para intentar neutralizar a Japón. Tal fue el caso de Vanuatu, que en aquel momento tenía un gobierno colonial compartido entre Francia y Reino Unido. Por la ubicación estratégica cerca de lugares calientes en el conflicto, Espíritu Santo fue elegida por los norteamericanos para ser una gran base militar. Hay un pequeñísimo museo en Luganville que cuenta brevemente la historia de lo que pasó en esta isla y es un buen pantallazo inicial previo a zambullirse al agua a descubrirlo por tus propios medios.

Million Dollar Point

Cuando los estadounidenses se retiraron de la zona terminada la guerra dejaron muchísimo armamento atrás. En épocas donde la consciencia ecológica no tenía ningún tipo de peso en las decisiones, simplemente tiraron todo en la costa. Así, apenas te metes unos metros vas a poder ver una montaña inmensa de chatarra militar: jeeps, barcos, municiones, ruedas de vehículos y hasta las bandejitas para el almuerzo andan por ahí tiradas. En este lugar se puede hacer esnórquel desde la superficie y ya vas a ver un montón.

SS President Coolidge

La gran diva del buceo en Vanuatu y me animaría a decir en toda la región es el buque hundido SS President Coolidge. Se trata de un barco norteamericano similar al Titanic que reacondicionaron como buque de guerra cuando las papas quemaban y necesitaban ampliar la flota. El 26 de octubre de 1942 al intentar ingresar en la bahía de Luganville el capitán se equivocó de entrada y tocó dos minas que derribaron el buque a escasos metros de la costa. El barco tiene una longitud de 200 metros y está en una profundidad de 20 a 70 metros. Para poder verlo con tus propios ojos necesitas tener la certificación Advanced Open Water de PADI o equivalente y contratar alguna de las empresas que operan en la zona. Yo lo hice con Pacific Dive, me sumergí seis veces y sin duda me hubiese tirado más. La experiencia de meterse en un buque hundido inmenso y tan bien mantenido es única. Si te interesa saber un poco más podés chusmear este este video que armé con el material grabado en mi GoPro.

Buceo en el SS President Coolidge

Millenium Cave

Si te gustan las caminatas salvajes y desafiantes esta es una oportunidad que no podés dejar pasar. Eso sí, necesariamente tenés que hacerlo con los que operan el recorrido. En Vanuatu las tierras no son públicas sino que pertenecen a distintas comunidades y aldeas. Este recorrido atraviesa dos aldeas y son ellos quienes te habilitan a ingresar y te acompañan en el camino, no es posible hacerlo solo.

El recorrido es exigente y de riesgo moderado a alto dependiendo de las condiciones climáticas. Si estuvo lloviendo mucho es posible que directamente te digan que cancelan el recorrido porque hay demasiado barro. Pero si tenés suerte y está transitable, preparate para una experiencia similar a las que veíamos por la tele en los realities tipo Survivor.

Millenium Cave es una cueva con entrada y salida, como si fuera un túnel. Después de dos horas de caminata, ascensos y descensos, vas a llegar a la entrada rocosa de la cueva. Para eso te van a dar una linterna y vas a caminar con agua hasta por arriba de los tobillos. Es obligatorio que uses el chaleco salvavidas porque al final se arma un río de verdad del que vas a bajar nadando. Mirá el video que hice para Instagram de ese día.

El recorrido en total lleva unas 5 o 6 horas más el tiempo de traslado a la aldea, así que es una actividad de día completo. Existe la posibilidad de quedarte a pasar la noche ahí, cenar con ellos y experimentar más íntimamente cómo es su cotidianeidad.  

Algo importante: al comienzo te van a hacer firmar un papel donde la empresa no se hace responsable en caso de lesiones. Al ser una actividad exigente y de riesgo considerable, es fundamental que cuentes con seguro de viaje. Acordate que con Assist 365 tenés un 5% extra acumulable con otras promos si usas el código DEMENTE.  

Port Orly y las playas del norte

Luganville es la zona urbanizada donde está el aeropuerto, los puntos de buceo, el mercado y los principales hoteles, pero las playas paradísiacas de postal para Instagram brillan por su ausesncia. Para encontrarlas vas a tener que alquilar un auto y manejar hasta el noreste de Espíritu Santo por la única ruta azfaltada que existe o coordinar con algún taxista. También hay algunas camionetas que hacen las veces de transporte público o incluso no sería mala idea hacer dedo. Yo creo que todavía estaba haciendo el duelo de quedarme sin auto en Australia y tenía ganas de manejar, pero en realdiad no es tan provechoso alquilar un auto sola.

Port Orly es el punto final de la carretera y probablente la playa más conocida. Lo lindo es que está pegada a una aldea bastante grande así que vas a poder conocer algo más de la cultura aunque te tomes una birrita en el agua turquesa. El parador más famoso de la playa es Chez Louis pero los precios de la comida me parecieron una locura. Hay algunos más sobre la costa pero si andas con un presupuesto ajustado llevate comida de Luganville. Otra opción, como hice yo ese día, es salir a caminar por el pueblo y colarte en alguna mesa familiar. Así terminé comiendo laplap, pescado y ananá de postre con una familia de la zona.

niños jugando en la playa
Muchos niños y adolescentes jugando en la playa de Port Orly

Para quedarse a dormir hay varias opciones, la más económica que encontré fue Hideaway Paradise Beach Bungalows, unos 3 kilómetros al sur de Port Orly. Pagué 2000 vatu por una cabañita en el árbol y comidas incluídas. El dueño se llama Paul y es un emprendimiento que está en desarrollo, así que tal vez cuando vayas vos luzca un poco diferente. Si tenés carpa hay una sección de camping junto al mar que no tiene desperdicio.

Hay otra playa muy conocida que se llama Champagne pero como cobran entrada no tuve ganas de ir. En cambio me quedé en una cabaña en la playa de Lonnoc, muy cerca de Champagne y un gran lugar para hacer esnórquel.

Blue holes

Los “pozos azules” son unas lagunas de agua turquesa muy famosos en Espíritu Santo. Hay varios y en todos te cobran entrada. Yo fui a Nanda y Matevulu y por escándalo el primero me pareció mejor, más grande y con más infrastructura. Cobran 1000 vatu por el pase de todo el día. Hay otro que se llama Riri y aparentemente podés alquilar un kayak para seguir por el río que termina en la costa. A este no fui así que vas a tener que googlear.

Pasé todo el día en Nanda blue hole y la verdad no tiene desperdicio

Si tenés alguna duda puntual sobre Espíritu Santo o Vanuatu en general no dudes en contactarme por Instagram.