Durante seis semanas estuve en Bali, la isla más conocida y turística de Indonesia. Tal es el nivel de explotación internacional que muchos creen que Bali es un país en si mismo.

Mi viaje se dividió en dos momentos bien distintos. Primero estuve tres semanas haciendo housesitting en la tranquila playa de Sanur. Con una casa fija y sin explorar demasiado la isla, me dediqué a descansar y escribir.

Pasado el tiempo de cuidar a Kopi, llego la hora de salir a embarrarme a la ruta. Bajo la consigna “Bali Demente” me propuse un estricto presupuesto de USD 7 por día, obligándome a hacer dedo y alojarme con locales. Mucho más allá que un intento por ahorrar se trató de un medio para acercarme a la cultura local desde un lugar más genuino. Y vaya si fue increíble.

Galungan en familia: llegó el día
(Esta es la segunda parte del relato de Galungan. Si todavía no leíste la primera parte, hace click acá.) La
Read more.
Guía de house sitting: alojarte gratis por el mundo.
Mucha gente piensa que para vivir viajando se necesita una cuenta bancaria infinita, algún tío rico que nos pase una
Read more.
Galungan en familia: la previa
Hola… vivo en el norte de Bali. Estoy interesado en alojarte porque necesito alguien que me ayude a mostrar mi
Read more.
Casa tomada en Bali
—Ah, para que sepas. Hay un día que “la casa cumple años”, o algo así. Va a venir mi suegra
Read more.