Filipinas me dio la bienvenida al Sudeste Asiático. No fue fácil, el aterrizaje a Manila fue casi traumático. Pero después empecé a disfrutar de sus playas, islas y cuevas increíbles. También aprendí a convivir con una cultura increíblemente machista y con dejos fascistas que dan miedo, pero de eso también se trata viajar, ¿no?

¿Qué es viajar a dedo?
Viajar a dedo es vivir saltando de una cita a ciegas a otra. Y como en toda cita a ciegas,
Read more.
Malapascua: el rol nuestro de cada día
Piropo ‒Hi mammm… pery piutiful, pery piutiful. ‒No tiene más de 8 años y ya aprendió a piropear a las
Read more.
Cómo ir de Cebú a Malapascua
Si estás planeando viajar por Filipinas seguro ya escuchaste hablar de Malapascua: una isla increíble al norte de Cebú, que
Read more.
Costa de Black Island
Ocam Ocam y el diamante de piedra: Black Island
Llegar Javi acelera y yo siento que se me vuela el casco. Son unos vanguardistas en seguridad vial los filipinos:
Read more.
Dos niños arman bolas de arena: uno sobre la orillay el otro en arena seca
A través del juego: los niños de las bolas de arena
Mi cuerpo todavía no entiende de qué lado del mundo está. Tengo un enemigo visceral llamado jetlag que no me
Read more.
Knock-out de bienvenida: hola Manila
Me despierto con el golpe a tierra a las 16.25, pero en mi cerebro es plena madrugada. En migraciones empiezo
Read more.